Si de un tipo producto no podemos prescindir en nuestro lotes y cestas de Navidad es del queso. Y es que hacer regalos gourmet a medida nos permite estar siempre al tanto de las preferencias de nuestros clientes. Y os aseguro que el interés por este tipo de producto no ha decaído en absoluto en los más de 10 años que llevamos en activo.

De cabra, oveja, vaca o mezcla; curados o semis, la única condición que nos ponen nuestros clientes es que sean de elaboración artesana y, por supuesto, que exhiban las cualidades de un buen queso en cuanto a aroma, textura y sabor.

Así que preferimos ir sobre seguro y una de nuestras apuestas habituales es el tradicional y sabrosísimo queso Roncal. Se elabora de forma tradicional con leche cruda de oveja, principalmente de la raza latxa, en el Valle del Roncal, un precioso enclave en el Pirineo navarro formado por 6 municipios. Su tiempo mínimo de maduración es de 4 meses. Transcurrido este periodo el queso ya empieza a adquirir su aroma rico e intenso y su sabor mantecoso y algo picante al paladar.

Nosotros optamos por ofrecerlo en cuñas de unos 350g por conveniencia y precio. Además cada cuña viene presentada dentro de un estuche negro con el logotipo del productor, que no es otro que quesos Larra. Los hermanos Heli i Mikel están al frente de esta pequeña quesería familiar desde el año 1985.

En cuanto al maridaje, nos solemos decantar por la opción clásica de vino tinto -si el presupuesto lo permite sugerimos un reserva o un crianza- pero en más de una ocasión, nuestros clientes han apostado por vinos blancos con crianza e incluso algún oloroso seco. Las combinaciones son diversas y, como es habitual, dejamos que sean nuestros clientes quienes tengan la última palabra a la hora de decidir la combinación perfecta para su regalo gourmet.